Nunca he sido un experto pero siempre he apreciado un buen espresso. Por circunstancias de la vida desarrollé un gusto muy especial por este. He pasado por todas las cafeteras posibles, con excepción de la famosísima cafetera para pasar de ¨media nylon¨ de las abuelas. Buscando siempre el balance ideal entre intensidad, aroma y el tiempo de preparación.

Todas las cafeteras me generaban entusiasmo y una altísima expectativa, pero mientras más las usaba más se notaban sus deficiencias.  El problema clásico radica en que las cafeteras tradicionales te obligan a pasar una cantidad enorme de café para que salga lo suficientemente cargado.  A pesar de que  solo vayas a consumir una taza o un par, siempre existe desperdicio.  A la única cafetera que rescato de este grupo es a la Moka, que en mi opinión es de las pocas que cumple con todo, si no fuera por el tiempo que toma en hervir.

Pensé haber encontrado el balance perfecto en la muy recomendada máquina Keurig y sus cápsulas individuales. Con mucha decepción entendí que para hacer las máquinas más comercializables, las producían con bajísima calidad y casi que eran máquinas desechables. Su período máximo de duración era de alrededor de un año, en el mejor de los casos. Era imposible conseguir sus cápsulas en Ecuador y siempre tenías que traértelas. Como estas eran grandes ocupaban bastante espacio de maleta así que se hacía insostenible.

Nos bombardearon con la sobre promocionada máquina Dolce Gusto. Muchos caímos por la promesa de que sus cápsulas podrían encontrarse en Ecuador, pero eran caras y con un enorme componente plástico, de hecho, yo las guardaba "por si acaso".  

Me topé entonces con lo que para mí era la máquina de café más equilibrada, la máquina de Nespresso. Esta máquina combina la tarea de un espresso hecho a su punto o uno alargado, con el tiempo óptimo que lleva hacerlo.

Guardando la distancia que existe con una máquina tradicional de espresso italiana, está es la mejor opción que yo he encontrado.  A eso súmale que te lo puedes hacer en casa en cuestión de 1 o 2 minutos con altísima calidad.

El gran talón de Aquiles de esta máquina son sus cápsulas. No se las puede conseguir en Ecuador así que tienes que traértelas de Estados Unidos o de donde existan, en tu maleta. En el mejor escenario a través de buzones de compras. Las cápsulas originales de Nespresso no son ni caras ni baratas en mi opinión. Tienen un precio justo siempre y cuando los compres en Estados Unidos y las consumas ahí mismo. Cuando te las traes por un buzón de compras tienes que sumarle el costo de envío, impuestos, etc y resulta que estás tomando un "café caro".

Buscando alguna alternativa encontré en Amazon cápsulas genéricas españolas. De cierta forma justificaban su valor y estaban dentro de un costo “justo”. La marca se llama BESTPRESSO y ha sido mi salvación hasta la fecha. Pero, tanto las cápsulas originales como estas cápsulas genéricas sufrían del mismo mal. Generan una cantidad de desperdicio en plástico que realmente impacta.

No soy precisamente uno de estos acérrimos defensores ambientales, tengo conciencia ambiental moderada, y me duele cuando la huella ambiental rebasa lo tolerable. Pero la cantidad de plástico que generan las cápsulas es abrumador. Cada tacita de café me estaba generando una sensación muy agridulce, al ver cómo se van directamente a la basura. Llamémoslo un gran cargo de conciencia.


Hasta que finalmente me encontré con esta maravilla, Génova Coffee Shop en la App de Tenderati. Esta tienda vende en Ecuador cápsulas compatibles con las máquinas de Nespresso que son 100% biodegradables.  No sólo eso, sino que el café también es orgánico y tiene aprobación USDA Organic. Literalmente tiras las cápsulas de café en la basura de los desechos orgánicos. El café es 100% de Colombia y esta bajo la Marca de Café Quindío.

No volveré a comprar cápsulas plásticas y peor aún traerlas desde algún lugar. Comprarlas fue muy simple, las pedí a través de la app de Tenderati. En la sección de mercado, Génova Coffee Shop, escogí cápsulas de café orgánico gourmet intenso y gourmet. Al siguiente día me las entregaron en casa y listo.  Siento que ahora si tomo café sin culpa. ¡Súper recomendadas!

Negocios como este, que ofrecen un gran valor a los consumidores y al planeta. Ahora tienen la visibilidad que siempre merecieron. Un espacio para poder promocionar y comercializar sus productos de manera dinámica, apoyados por la tecnología. Tenderati reconoce el valor de todas estas propuestas para cambiar al Ecuador y al Mundo.

Abrir la tienda Genova Coffee Shop en Tenderati - Quito Ecuador

Para descargar Tenderati, entra al siguiente link: https://bit.ly/tenderati