Escrito por Sebastián Hidalgo.

Jueves antes de feriado, el trabajo a mil, parece que un día menos significa un día que vale por dos. No hay tiempo. El clima tampoco ayuda, gris y frío. La verdad que cocinar se volvió cuesta arriba. Y, más bien, la sensación era de querer comer rico, más que resignarse a un plato de trámite. Abrí Tenderati que es siempre buena opción para buscar distintos tipos de comida. Al inicio me enamoré de una pizza hecha en horno de leña, aunque mi novia más bien insistía en sushi.

Sí, sé que parece una balanza que claramente cae a un lado, tanto en sabor como en precio. En Tenderati hay dos tiendas de sushi, ambas baratas, lo que me sorprendió. También, por supuesto, me hizo dudar de su sabor. Estaba acostumbrado a los restaurantes caros que lo venden. La verdad que Sushibox valió la pena. Ricos, baratos. Venían 15, de 3 sabores distintos y la salsa de soya y anguila. Sorpresa, esa es la palabra que describe mi experiencia. Insisto, rico y barato. Volveré, de eso estoy seguro, más temprano que tarde.

Para descargar Tenderati, entra al siguiente link: https://bit.ly/tenderati