Escrito por Simón González.

Mi hija estudia en España. Por la situación de la pandemia no tuvimos la posibilidad de traerla. Siempre nos ha hablado de lo distinta y deliciosa que es la gastronomía española. Nos tiene prometido, cuando regrese, traernos jamón serrano, queso maduro y un buen vino. Varios de los platos que nos ha mencionado me suenan, aunque hay otros como los “callos a la madrileña” que, si bien el nombre creo haberlo leído en Mortadelo y Filemón, no los puedo imaginar. En realidad, con mi mujer somos mucho de comida típica, los granos y la papa. También nos gusta bastante la comida costeña. Hace apenas unos días hicimos unos panes de yuca. Nunca hemos creído que la comida ecuatoriana sea inferior a otra.

Un poco para matar el tiempo nos gusta entrar a Tenderati y revisar los productos que tiene. Es interesante porque tiene de todo. Ya pedimos una vez un producto de belleza y en otra unos vegetales. Mi esposa me decía que había visto una de comida española. “La Patata”, dijo que se llamaba. Entramos y vendían la famosa tortilla española. Le mandamos foto por el WhatsApp a mi hija. Nos dijo que pidiéramos y le contáramos cómo nos fue. Dijo que era una comida súper típica y fácil de hacer. Le hicimos caso y pedimos.

La presentación me llamó la atención. La verdad no sabía qué esperar, nunca había comido antes. La caja era como de pizza y la tortilla venía bien envuelta en su interior. Era gruesita y para mi esposa y para mi la cantidad era más que suficiente, de hecho nos sobró un poco para la cena. No es muy cara, tampoco es una cantidad abrumadora. Para una familia de cinco (nosotros somos cuatro: el varoncito ya se casó hace unos años) creo que dos tortillas sería lo ideal. No alcancé a conseguir vino que, según mi hija, es el maridaje perfecto (bueno, eso y la cerveza). Estuvo deliciosa, barata, los vendedores fueron muy amables y la presentación también fue genial.

Para descargar Tenderati, entra al siguiente link: https://bit.ly/tenderati