Escrito por Eduarda Moreno.

El yogurt griego siempre ha sido fundamental en mi dieta diaria. Es perfecto para acompañar cualquiera de las tres comidas. Puede ser en las ensaladas, de postre, con cereales y en un sinfín de alimentos. Hace unos días atrás mi esposo compró un yogurt griego de otra marca, porque con todo esto de la pandemia, no habían importado la que ya llevábamos comprando varios años. Mi esposo me dijo que no importaba; yo la verdad dudé un poco porque cuando algo me gusta lo compro hasta el cansancio. Va a sonar dramático pero la verdad, para mí no fue la misma experiencia. No es que sea experta en el tema, pero la calidad no era la misma. Comenté con mi mamá acerca de mi mala experiencia y me dijo: “mijita, no te preocupes yo puedo mandarte unos yogurcitos”. Le pregunté un poco preocupada que dónde los iba a comprar, que no vaya a comprar en cualquier lugar por precaución. Su respuesta fue decirme que iba a comprar por Tenderati, una aplicación en la que ya llevaba dos semanas comprando varias cosas para la casa. Me dijo que ya había “ojeado” la aplicación y que entre varias cosas “alajas” encontró el yogurt, que no me había dicho nada porque se le “había pasado”.

Le dije que no se preocupara e instantáneamente me bajé la App de Tenderati y busqué en la sección “Comida y mercado”. Había varias cosas que se veían ricas y sin pensarlo hice clic en la imagen que decía Yogurt Griego Atlas. Vi los precios y en comparación a otras veces que había comprado, estaba muy bien. Hice el pedido de varios sabores: el natural, el de mora y el de coco. Nunca se me hubiera ocurrido que existía yogurt griego de coco, increíble. Mi pedido llegó en un día. Mi esposo salió a recibirlo, fue el primero en hacerme caer en cuenta de la bella presentación. Me encantó que el producto venga en frasco de vidrio, así se contamina menos, y si no exagero el sabor es otro.

Los tres yogures espectaculares, la textura era la perfecta y adictiva. Personalmente, el de coco mi favorito. Se podía palpar lo natural, se sentía que era fruta y no productos que intentan reemplazar el sabor de la fruta, algo casi “criminal”. Eso es bueno porque me evito tener que estar picando fruta cuando los chiquitos quieren un snack en las horas en las que uno está más ocupada. Ahora ya no me complico. Este yogurt griego estuvo tan rico, que estoy segura que cualquier otro producto en Tenderati es de la misma calidad.

Para descargar Tenderati, entra al siguiente link: https://bit.ly/tenderati